¿Puedo facturar sin ser autónomo?

Mucha gente se pregunta si es posible emitir facturas sin estar dado de alta

Es curioso, pero cuando preguntamos si puedo facturar sin ser autónomo y recurrimos a internet para buscar una respuesta positiva observamos que seguramente no la vamos a encontrar; o al menos no en la forma estricta que nos gustaría. La respuesta más obvia es NO, ya que, a priori, no se puede facturar sin ser autónomo, aunque puede haber alguna excepción.

Bien es cierto que encontrareis infinidad de publicaciones en la que explican cómo facturar sin ser autónomo, y esto es porqué la normativa reguladora tiene lagunas a las cuales les puedes dar un enfoque equivocado y tener serios problemas con el ministerio.

Si realizas una actividad esporádica, es decir, que no te dedicas a ella de forma recurrente, sólo emites alguna factura durante el año y además no superas el salario mínimo interprofesional (SMI que en 2018 es de 736 € al mes), entonces nos encontraríamos en un caso en donde la norma no obligaría a darse de alta como autónomo en la seguridad social y en este caso no haría falta darse de alta de autónomo.

La seguridad social intentando dar una lógica a la norma, entiende que, si la actividad por la cual has facturado no “te da para vivir”, es decir, no es tu modo de vida, le resulta ilógico que pagues la cuota de autónomo, evitando la necesidad de realizar una inspección. ¡CUIDADO! No caigas en el error de pensar que no pueden enterarse, ya que estarías incurriendo en un fraude si no se puede defender que dicha actividad es esporádica. Y aquí es cuando podemos empezar a tener problemas.

¿Cuándo una actividad es esporádica?, ¿Cuántas facturas puedes hacer para saber si la actividad es recurrente?

Debes saber que si el Ministerio realiza una inspección y las respuestas a estas preguntas no les son satisfactorias, incurrirás en una sanción. El pago de las cuotas de la seguridad social no satisfechas, más el 20% de recargo. Y aparte tendríamos que entrar en un sinfín de requerimientos pudiendo llegar a un juicio para defender que realmente que dicha actividad es esporádica. Todo ello sería menos óptimo que estar dado de alta de autónomos, ya que el proceso sería complicado y por ello no saldría a cuenta.

En muchas ocasiones las personas que buscan información sobre facturar sin ser autónomo, no saben que, el hecho de no darse de alta como autónomo en la seguridad social a parte de lo que hemos comentado anteriormente, NUNCA evade la obligatoriedad de darse de alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores en hacienda; así como la presentación trimestral del modelo 303 (IVA). Y si no hiciéramos esto, aquí SI tendríamos un serio problema.

En resumen, NO es legal realizar facturas sin estar dado de alta en RETA (Registro especial de trabajadores autónomos) ya que la seguridad social obliga a cotizar desde el primer euro; pero en algunos casos puede estar permitido siendo conocedor de las consecuencias que ello puede acarrear (20% de recargo).

Los trámites con la Seguridad Social para los autónomos son online

Des del 1 de Octubre del 2018, para los trabajadores autónomos los trámites con la Seguridad Social son solo online y del mismo modo recibirán todas las notificaciones en la Sede Electrónica (notificaciones electrónicas).

A continuación os hemos elaborado una pequeña guía de soporte para poder realizar todas estas gestiones sin problemas.

¿Qué trámites CON LA SEGURIDAD SOCIAL, se pueden gestionar online? (notificaciones electrónicas

  • Alta en RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos): se debe comunicar previamente al inicio de la actividad (hasta 60 días).
  • Baja en RETA: se debe comunicar en los tres días siguientes al cese de actividad.
  • Cambio de base de cotización: se puede solicitar hasta 4 veces al año natural.
  • Modificación de actividad: opción de comunicar cualquier cambio de actividad como autónomo.
  • Solicitud de modificación para el año próximo en la cobertura de contingencias RETA: modifica los datos de cobertura de incapacidad temporal, accidente de trabajo, enfermedad profesional, cede de actividad y Mutua para el próximo año.
  • Variación de datos en RETA: modifica los datos identificativos laborales y adjunta documentación complementaria al alta para acreditar el cumplimiento de los requisitos que permiten el acceso a determinados beneficios.

¿Qué informes se pueden obtener online?

  • Duplicado de resolución de alta/baja en el RETA.
  • Informe de bases y cuotas ingresadas.
  • Certificado de estar al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social.
  • Informe de bases de cotización.

¿Qué gestiones se pueden realizar online?

  • Informe de vida laboral.
  • Cambio de domicilio.
  • Comunicación del teléfono y correo electrónico personal.
  • Domiciliación del pago de cuotas a la Seguridad Social.

¿Qué se necesita para poder realizar estos trámites?

Para poder realizar los trámites con la Seguridad Social por vía electrónica (notificaciones electrónicas), hay disponible el Sistema RED (donde un autorizado actúa en representación del trabajador autónomo) y la Sede Electrónica (donde el mismo trabajador autónomo efectúa directamente sus trámites) mediante el sistema de alertas – alertas telemáticas.

En caso de querer usar la Sede Electrónica, se necesita un sistema que garantice la identidad del trabajador autónomo. Los sistemas que admite la Seguridad Social son: el certificado digital, el DNIe o la Cl@ve.

Las oficinas de la Seguridad Social facilitan la obtención del certificado digital de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) y el registro en el Sistema Cl@ve.

Fuente: https://www.sede.fnmt.gob.es/certificados/persona-fisica/obtener-certificado-software Fuente: http://clave.gob.es/clave_Home/registro.html

Capitalizar el paro para crear una empresa

A los efectos de fomentar y facilitar iniciativas de empleo autónomo, se puede capitalizar el paro de nivel contributivo mediante el abono, en un pago único, del valor actual del importe de la prestación, calculada en días completos (previa deducción del importe relativo al interés legal del dinero), siempre que el desempleado tenga pendiente de percibir, a fecha de la solicitud, al menos, tres mensualidades, y:

  • Se incorpore, en el plazo máximo de un mes, de forma estable como socio trabajador o de trabajo en una cooperativa o en una sociedad laboral o mercantil que se constituya o ya constituida,
  • Destine el importe a  una aportación al capital social de una entidad mercantil a constituir o constituida en un plazo máximo de 12 meses anteriores y, además, vaya a poseer el control efectivo de la sociedad, y a ejercer en la misma una actividad profesional y se produzca un alta en la Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar,
  • O bien vaya a desarrollar una actividad como Autónomo.

Existe otra modalidad alternativa y de importe inferior, de ayuda a tales iniciativas por parte de desempleados, que es la de subvención de cuotas a la Seguridad Social.

Para capitalizar el paro mediante la solicitud de dichas prestaciones, que deberá presentarse siempre antes de la incorporación a los diferentes tipos de sociedades indicados y antes del inicio de actividad en el caso de autónomos, la documentación necesaria es la siguiente: Impreso de solicitud (modelo oficial), Documento Nacional de Identidad (DNI) o pasaporte (españoles) y NIE y pasaporte o documento de identidad del país de origen (extranjeros comunitarios), y NIE y pasaporte (extranjeros no comunitarios), Memoria explicativa sobre el proyecto de la actividad a desarrollar, Memoria explicativa de la inversión a realizar, (salvo que se solicite exclusivamente la modalidad de subvención de cuotas a la Seguridad Social), además de otra Documentación acreditativa específica según la actividad que se proponga iniciar.

En la modalidad de pago único, no se podrá volver a percibir prestación por desempleo hasta que no transcurra un tiempo igual al que se capitalizó la prestación, ni solicitar una nueva capitalización mientras no transcurran, al menos, cuatro años.

En la modalidad de subvención de cuotas de Seguridad Social, no se podrá acceder con posterioridad a la capitalización en pago único de la prestación pendiente de percibir.

Desde Company Express, como Punto de Atención al Emprendedor (PAE), estamos a su disposición para cualquier duda o aclaración que pueda surgir, así como para la ampliación de la información y asesoramiento en la materia, en una concreta adaptación a sus necesidades.

Sociedades Limitadas de formación sucesiva

Las Sociedades Limitadas de formación sucesiva son Sociedades de Responsabilidad Limitada que se pueden constituir con una cifra de capital social inferior al mínimo legal (3.000€), y hasta que no se alcance la dicha cifra, la  sociedad de Responsabilidad Limitada estará sujeta a dicho régimen de formación sucesiva. Para su Constitución no será necesario acreditar la realidad de las aportaciones dinerarias de  los socios, pero los socios fundadores o posteriores, responderán solidariamente frente a la sociedad y frente a los acreedores sociales de la realidad de dichas aportaciones.

Las Sociedades Limitadas de formación sucesiva, deberán ajustarse a los siguientes requisitos:

 – Destinar a reserva legal una cifra al menos igual al 20 por ciento del beneficio del ejercicio, sin límite de cuantía.

 – Sólo podrán repartirse dividendos a los socios si el valor del patrimonio neto no es o, a consecuencia del reparto, no resultare inferior al 60 por ciento del capital legal mínimo.

– Sin  perjuicio de la retribución que les pueda corresponder como trabajadores por cuenta ajena de la sociedad o por prestación de servicios profesionales, la suma anual de las retribuciones satisfechas a los socios y administradores por el desempeño de tales cargos durante los ejercicios en los que la Sociedad se halle en formación sucesiva, no podrá exceder del 20 por ciento del patrimonio neto del correspondiente a cada ejercicio.

– En caso de liquidación de la Sociedad, voluntaria o forzosa, si su patrimonio  fuera insuficiente para atender al pago de sus obligaciones, los socios y los administradores de la sociedad responderán solidariamente del desembolso de la cifra de capital mínimo establecida en la Ley.

Vemos, por todo lo expuesto, que se trata de Sociedades que acaban adoptando la forma de Limitadas, pero que se benefician de la facilidad de no tener que aportar ni acreditar el requisito del capital mínimo para poderse constituir.

¿Qué son el Certificado digital y la Firma electrónica?

Entre otros, en el ámbito tributario las empresas están obligadas a recibir por medios electrónicos las comunicaciones y notificaciones administrativas que en el ejercicio de sus competencias les dirija la Agencia Estatal de Administración Tributaria (Real Decreto 1363/2010, de 29 de octubre). Para ello deberán disponer de un Certificado digital y, asimismo, para la identificación de su firma, la firma electrónica.

El Certificado digital

Se trata de un documento (digital) emitido y firmado por una autoridad de certificación (Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-FNMT, Agencia Notarial de Certificación-ANCERT, Autoridad de Certificación-ANF,AC), que autentifica la identidad del usuario (persona o empresa) y que garantiza la vinculación del mismo a su clave pública, con la finalidad de que ningún tercero no autorizado tenga acceso a la información que se transmite en la operación electrónica.

La normativa en la materia ha impulsado la automatización y consecuente simplificación de la gestión documental, mediante el uso de certificados digitales para realizar trámites online con las Administraciones públicas, bancos y otras empresas.

Es por ello que cada vez más se está dando acceso electrónico a un mayor número de procesos, trámites e información, lo que conlleva que dichos trámites se puedan realizar con mayor comodidad, sin necesidad de desplazamientos a los diferentes organismos o autoridades, con el consecuente ahorro de tiempo, espacio y papel, así como la progresiva eliminación de los, hasta ahora, procedimientos manuales y su margen de error.

Según su soporte, existen dos tipos de certificados: Soporte software (electrónico) o  mediante tarjeta criptográfica (físico), como puede ser el DNI español, provisto de un chip para realizar trámites online.

El emitido por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) tiene un período de validez de 2 años para personas jurídicas y de 3 años para personas físicas.

La renovación debe realizarse con antelación a la fecha de caducidad del mismo (desde 60 días antes) y puede realizarse de forma telemática.

¿Sabe porqué es importante emitir el certificado digital a la vez que crea una empresa? Clique aquí.

La Firma electrónica

La firma electrónica (recogida en la Ley 59/2003, de 19 de diciembre), es el conjunto de datos relativos a una persona consignados en forma electrónica, y que son utilizados como medio de identificación del firmante, y se equipara a la manuscrita asegurando la plena validez, fiabilidad y confianza de los documentos electrónicos.

Permite que tanto el receptor como el emisor de un contenido puedan identificarse mutuamente con la certeza de que son ellos los que están interactuando, asegurando la integridad del documento, evitando que pueda ser desmentido por alguna de las partes, la modificación o alteración de su contenido y su conocimiento por terceros no autorizados.

Sociedad Limitada Nueva Empresa

Como punto de atención al emprendedor (PAE) venimos observando que el tipo de Sociedad que se constituye es el de Sociedad de Responsabilidad Limitada, pero existen otros tipos que pueden adaptarse a sus necesidades, entre otras, la Sociedad Limitada Nueva Empresa, más flexible y simple para pequeños proyectos empresariales, y cuyas características exponemos a continuación:

La forma social de Sociedad Limitada Nueva Empresa (SLNE) es una especialidad de la “convencional” Sociedad de Responsabilidad Limitada que, aunque igual que la misma:

  1. Se rige por la Ley de Sociedades de Capital
  2. Su responsabilidad está limitada al capital aportado
  3. Su capital se divide en participaciones
  4. Tributa por el Impuesto de Sociedades

Tiene, sin embargo, unas características que la distinguen:

  • La denominación social se compondrá de los apellidos y el nombre de uno de los socios, más un código alfanumérico único, seguido de las palabras “Sociedad Limitada Nueva Empresa” o la abreviación “SLNE”.
  • El objeto social será genérico, para permitir una mayor flexibilidad en el desarrollo de las actividades empresariales sin necesidad de modificar los estatutos de la sociedad.
  • En ningún caso podrán incluirse en el objeto social actividades para las cuales se exija forma de Sociedad Anónima, ni aquellas cuyo ejercicio implique objeto único y exclusivo.
  • Socios. Han de ser personas físicas. Puede ser unipersonal, siempre que este socio único no ostente la misma condición en otra SLNE, y el número máximo de socios en el momento de la constitución se limita a cinco, pero puede ser superior posteriormente, por ejemplo, por venta de participaciones. Si personas jurídicas adquieren participaciones sociales, éstas deberán ser enajenadas a favor de personas físicas en un plazo máximo de tres meses. No es obligatorio llevar un Libro de Socios.
  • El capital social deberá ser desembolsado íntegramente mediante aportaciones dinerarias en el momento de constituir la sociedad. Capital mínimo, tal como hemos indicado, 3.000€., y máximo de 120.000€.
  • Los órganos sociales son una Junta General de socios y uno o varios administradores solidarios o mancomunados, no en forma de Consejo de Administración. El/los administradores deberán tener la condición de socio.
  • Pueden transformarse en Sociedad de Responsabilidad Limitada por acuerdo de la Junta General y mediante adaptación de sus Estatutos.
  • Régimen simplificado de llevanza contable. Beneficios y medidas fiscales favorables para ayudar a superar los primeros años de actividad empresarial.

Desde Company Express estamos a su disposición para asesorarle en el tipo de Sociedad que más se adapte a sus necesidades.

Autonomos: diferencias entre persona física y jurídica

Es importante empezar definiendo que un autónomo (o autonomos) es la persona que realiza una actividad económica con ánimo lucrativo, que no se encuentra sujeto a un contrato de trabajo, sin perjuicio que tenga a personas bajo su mando como asalariados.

Las diferencias entre autonomos persona física versus persona jurídica, radican en que, la primera es autónoma como persona individual y, el segundo, es a través de una sociedad de capital, ya sea porque es socio y trabajador o socio y administrador de la misma.

Una de las principales diferencias entre ambos, y la que más llama la atención, es la cuota mensual que se paga a la Seguridad Social, mientras que en el primer caso hablamos de 267€ mensuales aproximadamente, en el segundo se ve incrementada en 344,90€ mensuales por la cotización mínima.

En el caso de las S.L. a través del sistema CIRCE, siempre que se sea socio y trabajador o administrador con más del 25% del capital social, o el 50% del capital social sea de familiares hasta el segundo grado, deberemos comunicar el alta como autónomo a la Seguridad Social, siempre y en todo caso, aunque ya seas autónomo de manera previa.

En el caso que se sea solamente socio trabajador con menos del 25% del capital social, el régimen al que se deberá acoger es al régimen general. Finalmente, si se es solamente socio, es decir, ni administrador ni trabajador de la empresa, independientemente del capital social que se posea, no se está obligado a cursar ninguna alta, puesto que se es socio inversor o socio capitalista.

También es importante recordar que, a través de la Sociedad Limitada no se puede cursar el alta como trabajador autónomo optando a la bonificación de la seguridad social por la que se pagan 50€ mensuales ya que no está prevista tal ayuda para autónomos de carácter societario.

Así pues, en caso de que se quiera constituir a través del rápido y efectivo sistema CIRCE, ésta es una de las condiciones a cumplir! Por otro lado, si tu idea es constituir la S.L. y dejarla inactiva hasta que empieces la actividad económica, puedes hacerlo sin problema puesto que el alta como trabajador autónomo sólo es obligatoria cuando la actividad de la empresa ha comenzado.

 

Como crear un modelo de negocio de éxito

El modelo de negocio es la herramienta que te define como emprendedor, es el paso previo a abrir tu empresa. En él podras definir qué es lo que vas a comercializar, como, a quién, precios del producto, inversiones para captar clientes, gastos fijos y variables y saber cuántos ingresos vamos a generar, entre otros muchos…

El primer y más importante consejo es que, aquello que quieras desarrollar como modelo de negocio debe ser algo capaz de llamar la atención del potencial cliente, que le aporte valor, que necesite consumir tu producto y que, en la medida de lo posible, te diferencies con el resto de productos del mercado.

Por ello, es importante que sepamos a quién le vamos a vender nuestro producto y conocer bien el sector donde nos vamos a mover, así como conocer a nuestros principales competidores para poder tener ventaja y ofrecer algo que el de al lado no ofrezca, por tanto, podemos “copiar” a los demás y también agregar valor al producto.

No hace falta que tengamos un solo modelo de negocio o business plan, sino que, podemos hacer varios, teniendo en cuenta diferentes factores del producto, del sector y de los clientes y luego escoger el que más se acerque a lo que pretendemos, es en definitiva, una especie de guía que nos acompañará para saber cómo debemos empezar el negocio y también recordarnos hacia dónde vamos y sobre todo hacia dónde queremos llegar con la empresa, dicho de otra manera, es la base de tu negocio y cuanto más sencilla sea, más fácil te será reproducirla.

Con un buen modelo de negocio evitarás caer en errores comunes o tener incertidumbre hacia dónde vas ya que lo tendrás previamente estudiado y estructurado, por tanto, es la base por donde mover tu negocio.

En cualquier duda que tengas con tu futura empresa, cuenta con CompanyExpress.es, te ayudaremos en todo aquello que necesites,

¡te esperamos!

 

Como establecer empresas extranjeras en España

En España, contamos con diversas maneras de trabajar con empresas extranjeras, a través de contratos de agencia,  acuerdos de distribución, etc. Pero también hay diversas formas en las que tales empresas pueden encontrar su sitio aquí.

Las tres formas más comunes de implantación en España de empresas extranjeras son: A través de oficina de representación, sucursal y/o mediante una filial.

En lo relativo a la oficina de representación, cabe destacar que esta no puede ejercer ninguna actividad económica, sino que generalmente se establecen con el fin de hacer estudios del sector concreto y, suele ser el paso previo para decidir trasladarse o implantarse en España.

En cuanto a la sucursal, cabe decir que esta no cuenta con personalidad jurídica, es decir, depende de su matriz – la empresa matriz es aquella que posee al menos el 50% del capital de otras sociedades –, tienen el mismo objetivo y objeto pero con una ubicación generalmente distinta. Para su constitución, es bastante parecido a los trámites de constituir una S.L.: Lo primero es que el órgano de administración de la empresa matriz, adopte un acuerdo en el cual se apruebe la decisión de abrir una sucursal, además deberá hacerse la aportación de capital social, firmarse la constitución ante notario y seguir los trámites de petición del CIF provisional, definitivo y dar de alta la actividad de la empresa

Finalmente, la filial es una opción muy parecida a la constitución desde cero de una sociedad de responsabilidad limitada ya que este tipo de implantación sí cuenta con personalidad jurídica puesto que es independiente de la sociedad matriz. Los pasos en este caso son prácticamente iguales que en el caso de la sucursal, se deberá firmar ante notario público previo acuerdo del órgano de administración de la matriz, y también solicitaremos el CIF provisional, el definitivo y se deberá dar de alta como actividad.

Vista las tres formas más comunes de implantar empresas extranjeras en España, la diferencia más notable es que la oficina de representación no puede tener actividad económica alguna y que, la sucursal y la filial sí pueden. No obstante, entre estas dos últimas figuras aquello que destaca por su diferencia es que, mientras la sucursal no tiene personalidad jurídica la filial goza de autonomía, teniendo órganos propios, estatutos, capital social, etc.

Desde Company Express resolveremos todas las dudas que tengas para implantar tu empresa en España ¡te esperamos!