Sociedades Limitadas de formación sucesiva

Las Sociedades Limitadas de formación sucesiva son Sociedades de Responsabilidad Limitada que se pueden constituir con una cifra de capital social inferior al mínimo legal (3.000€), y hasta que no se alcance la dicha cifra, la  sociedad de Responsabilidad Limitada estará sujeta a dicho régimen de formación sucesiva. Para su Constitución no será necesario acreditar la realidad de las aportaciones dinerarias de  los socios, pero los socios fundadores o posteriores, responderán solidariamente frente a la sociedad y frente a los acreedores sociales de la realidad de dichas aportaciones.

Las Sociedades Limitadas de formación sucesiva, deberán ajustarse a los siguientes requisitos:

 – Destinar a reserva legal una cifra al menos igual al 20 por ciento del beneficio del ejercicio, sin límite de cuantía.

 – Sólo podrán repartirse dividendos a los socios si el valor del patrimonio neto no es o, a consecuencia del reparto, no resultare inferior al 60 por ciento del capital legal mínimo.

– Sin  perjuicio de la retribución que les pueda corresponder como trabajadores por cuenta ajena de la sociedad o por prestación de servicios profesionales, la suma anual de las retribuciones satisfechas a los socios y administradores por el desempeño de tales cargos durante los ejercicios en los que la Sociedad se halle en formación sucesiva, no podrá exceder del 20 por ciento del patrimonio neto del correspondiente a cada ejercicio.

– En caso de liquidación de la Sociedad, voluntaria o forzosa, si su patrimonio  fuera insuficiente para atender al pago de sus obligaciones, los socios y los administradores de la sociedad responderán solidariamente del desembolso de la cifra de capital mínimo establecida en la Ley.

Vemos, por todo lo expuesto, que se trata de Sociedades que acaban adoptando la forma de Limitadas, pero que se benefician de la facilidad de no tener que aportar ni acreditar el requisito del capital mínimo para poderse constituir.

¿Qué son el Certificado digital y la Firma electrónica?

Entre otros, en el ámbito tributario las empresas están obligadas a recibir por medios electrónicos las comunicaciones y notificaciones administrativas que en el ejercicio de sus competencias les dirija la Agencia Estatal de Administración Tributaria (Real Decreto 1363/2010, de 29 de octubre). Para ello deberán disponer de un Certificado digital y, asimismo, para la identificación de su firma, la firma electrónica.

El Certificado digital

Se trata de un documento (digital) emitido y firmado por una autoridad de certificación (Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-FNMT, Agencia Notarial de Certificación-ANCERT, Autoridad de Certificación-ANF,AC), que autentifica la identidad del usuario (persona o empresa) y que garantiza la vinculación del mismo a su clave pública, con la finalidad de que ningún tercero no autorizado tenga acceso a la información que se transmite en la operación electrónica.

La normativa en la materia ha impulsado la automatización y consecuente simplificación de la gestión documental, mediante el uso de certificados digitales para realizar trámites online con las Administraciones públicas, bancos y otras empresas.

Es por ello que cada vez más se está dando acceso electrónico a un mayor número de procesos, trámites e información, lo que conlleva que dichos trámites se puedan realizar con mayor comodidad, sin necesidad de desplazamientos a los diferentes organismos o autoridades, con el consecuente ahorro de tiempo, espacio y papel, así como la progresiva eliminación de los, hasta ahora, procedimientos manuales y su margen de error.

Según su soporte, existen dos tipos de certificados: Soporte software (electrónico) o  mediante tarjeta criptográfica (físico), como puede ser el DNI español, provisto de un chip para realizar trámites online.

El emitido por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) tiene un período de validez de 2 años para personas jurídicas y de 3 años para personas físicas.

La renovación debe realizarse con antelación a la fecha de caducidad del mismo (desde 60 días antes) y puede realizarse de forma telemática.

¿Sabe porqué es importante emitir el certificado digital a la vez que crea una empresa? Clique aquí.

La Firma electrónica

La firma electrónica (recogida en la Ley 59/2003, de 19 de diciembre), es el conjunto de datos relativos a una persona consignados en forma electrónica, y que son utilizados como medio de identificación del firmante, y se equipara a la manuscrita asegurando la plena validez, fiabilidad y confianza de los documentos electrónicos.

Permite que tanto el receptor como el emisor de un contenido puedan identificarse mutuamente con la certeza de que son ellos los que están interactuando, asegurando la integridad del documento, evitando que pueda ser desmentido por alguna de las partes, la modificación o alteración de su contenido y su conocimiento por terceros no autorizados.

Sociedad Limitada Nueva Empresa

Como punto de atención al emprendedor (PAE) venimos observando que el tipo de Sociedad que se constituye es el de Sociedad de Responsabilidad Limitada, pero existen otros tipos que pueden adaptarse a sus necesidades, entre otras, la Sociedad Limitada Nueva Empresa, más flexible y simple para pequeños proyectos empresariales, y cuyas características exponemos a continuación:

La forma social de Sociedad Limitada Nueva Empresa (SLNE) es una especialidad de la “convencional” Sociedad de Responsabilidad Limitada que, aunque igual que la misma:

  1. Se rige por la Ley de Sociedades de Capital
  2. Su responsabilidad está limitada al capital aportado
  3. Su capital se divide en participaciones
  4. Tributa por el Impuesto de Sociedades

Tiene, sin embargo, unas características que la distinguen:

  • La denominación social se compondrá de los apellidos y el nombre de uno de los socios, más un código alfanumérico único, seguido de las palabras “Sociedad Limitada Nueva Empresa” o la abreviación “SLNE”.
  • El objeto social será genérico, para permitir una mayor flexibilidad en el desarrollo de las actividades empresariales sin necesidad de modificar los estatutos de la sociedad.
  • En ningún caso podrán incluirse en el objeto social actividades para las cuales se exija forma de Sociedad Anónima, ni aquellas cuyo ejercicio implique objeto único y exclusivo.
  • Socios. Han de ser personas físicas. Puede ser unipersonal, siempre que este socio único no ostente la misma condición en otra SLNE, y el número máximo de socios en el momento de la constitución se limita a cinco, pero puede ser superior posteriormente, por ejemplo, por venta de participaciones. Si personas jurídicas adquieren participaciones sociales, éstas deberán ser enajenadas a favor de personas físicas en un plazo máximo de tres meses. No es obligatorio llevar un Libro de Socios.
  • El capital social deberá ser desembolsado íntegramente mediante aportaciones dinerarias en el momento de constituir la sociedad. Capital mínimo, tal como hemos indicado, 3.000€., y máximo de 120.000€.
  • Los órganos sociales son una Junta General de socios y uno o varios administradores solidarios o mancomunados, no en forma de Consejo de Administración. El/los administradores deberán tener la condición de socio.
  • Pueden transformarse en Sociedad de Responsabilidad Limitada por acuerdo de la Junta General y mediante adaptación de sus Estatutos.
  • Régimen simplificado de llevanza contable. Beneficios y medidas fiscales favorables para ayudar a superar los primeros años de actividad empresarial.

Desde Company Express estamos a su disposición para asesorarle en el tipo de Sociedad que más se adapte a sus necesidades.