¿Cómo reducir el Impuesto de Sociedades?

En ocasiones, al finalizar el año, nos encontramos con que el Impuesto de Sociedades nos ha aumentado considerablemente. Por ello le proponemos que revise lo que le detallamos a continuación.

En el caso que tenga crédito de algún ente público, le recomendamos que valore si es conveniente llevar a cabo un proceso arbitral o judicial basado en su existencia o cuantía. Esto es para poder comparar los costes del procedimiento con el ahorro tributario y así poder deducir el deterioro de insolvencia.

En cuanto a los gastos relacionados con la atención a sus clientes y/o proveedores, en el que se encuadran desde los gastos en dietas hasta los detalles navideños, cabe hacer apuntar algún aspecto. Éstos, tienen un límite anual deducible del 1% del importe neto de la cifra de negocios, pero dicho exceso no será deducible de la base imponible del impuesto en cuestión.

Además, le recomendamos que verifique le conviene conferir una Reserva de capitalización o una Reserva de Nivelación. Si cumple los requisitos para ello, podría suponer, para su empresa, la rebaja de hasta un 25% del tipo impositivo.

En caso de que su empresa perciba dividendos de participaciones sociales de otras sociedades, le recomendamos que compruebe si cumple con los requisitos para aplicar la exención y evitarse así la doble imposición.

Si alguna de las actividades de la sociedad esta relacionada con el arrendamiento de inmuebles, le recomendamos que verifique si en éste ejercicio económico ha cumplido los requisitos para tributar mediante el Régimen de Entidades dedicadas al arrendamiento de vivienda del Impuesto de Sociedades. Ya que si le comunica a la Agencia Tributaria su inclusión en dicho régimen antes del cierre de éste ejercicio, podrá aprovecharse de la ventaja de éste año.

Para acabar, cabe hacer mención a las Entidades Patrimoniales. Tienen consideración de patrimoniales aquellas sociedades en las que más de la mitad de su activo no está afecto a actividades económica o esté constituido por valores. Si su Entidad se corresponde con dicha definición, no podrá obtener los beneficios fiscales que ofrece el Impuesto de Sociedades, tales como las limitaciones en la compensación de Bases Imponibles Negativas en compraventas, la no aplicación de los beneficios para entidades de reducida dimensión, ni la aplicación del tipo reducido para entidades de nueva creación, o la no aplicación de la exención para evitar la doble imposición por la transmisión de sus participaciones, entre otras.