Emprendedor, sabes cuando debes presentar las cuentas anuales?

Las Cuentas Anuales están constituidas por: el Balance, la Cuenta de Pérdidas y Ganancias, el Estado de Cambios en el Patrimonio Neto, el Estado de Flujos de Efectivos y la Memoria.

Todos estos documentos conforman una sola unidad y reflejan el estado del patrimonio, la situación financiera y los resultados de la empresa.

Se aprobarán por la Junta General de Socios o Accionistas y son importantes a la hora de conocer la situación de la empresa y, por tanto, en la toma de decisiones de carácter económico.

La Ley de Sociedades de Capital establece en su artículo 254 el contenido de las Cuentas Anuales:

“1. Las Cuentas Anuales comprenderán el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, un estado que refleje los cambios en el patrimonio neto el ejercicio, un estado de flujos de efectivo y la memoria.

Estos documentos, que forman una unidad, deberán ser redactados con claridad y mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la sociedad, de conformidad con esta ley y con lo previsto en el Código de Comercio.

La estructura y contenido de los documentos que integran las Cuentas Anuales se ajustará a los modelos aprobados reglamentariamente.”

 Presentarlas es de carácter obligatorio y el no hacerlo se encuentra sujeto a sanción pecuniaria. Concretamente, el incumplimiento de depositar, dentro del plazo legalmente establecido, los documentos que conforman las Cuentas Anuales, dará lugar a la imposición a la sociedad de multa por un valor que oscilará entre los 1.200€  y los 60.000€.

Para evitar tal sanción, una vez aprobadas las Cuentas Anuales por la Junta General y, dentro del mes siguiente a tal aprobación, la sociedad presentará una copia de las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil correspondiente a su domicilio social para su depósito, junto con otra documentación exigida por dicho Registro, entre la que se incluye la certificación de los acuerdos adoptados en Junta General de socios que aprobó dichas Cuentas Anuales.

Para aquella mayoría de empresas que tienen su cierre del ejercicio económico a 31 de diciembre, el calendario sería el siguiente:

  • Del 1 de Enero al 31 de Marzo: Formulación de las cuentas por parte de los administradores de la sociedad.
  • Del 1 de Enero al 30 de Abril: Legalización de libros oficiales.
  • Del 1 de Enero al 30 de Junio: Aprobación de las cuentas anuales por parte de la Junta General de la sociedad.
  • Un mes desde la fecha de la Junta General de Socios/Accionistas (máximo 30 de Julio) Depósito de las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil correspondiente.

Y si tienes dudas en DiG Abogados Barcelona pueden ayudarte, ya que son especialistas en esta materia.

¿Debo pagar el IAE?

El IAE o, lo que es lo mismo, el impuesto sobre actividades económicas, es un impuesto del sistema tributario español que grava el desarrollo de una o más actividades económicas, tanto de personas físicas como de jurídicas. Es un impuesto del tipo directo, obligatorio, proporcional, real y de gestión compartida.

Por tanto, el hecho imponible de este impuesto es el ejercicio en territorio español de actividades empresariales, profesionales o artísticas que se lleven a cabo o no en un local determinado y, se considera que se están ejerciendo dichas actividades cuando se ponen para su funcionamiento medios de producción y recursos humanos.

Están exentos de pagar este impuesto aquellos que enumera el artículo 82 Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, estos son:

  • Aquellos que inicien en España una actividad, estarán exentos del pago del IAE durante los dos primeros años de la misma
  • Los sujetos pasivos del impuesto de sociedades, las sociedades civiles y otras entidades sin personalidad jurídica que tengan una cifra de negocios por debajo del millón de euros.
  • Aquellos quienes tributen por el IRNR, es decir, no residentes que tengan un establecimiento permanente en España y que su cifra de negocios sea, igual que en el caso anterior, inferior a un millón de euros.

Dicho esto, la generalidad en las pequeñas y medianas empresas es que se esté exento del pago del IAE, sin embargo, es importante tener en cuenta que aunque se esté exento del pago del referido impuesto, siempre es obligatoria la comunicación de la actividad desarrollada.

Normalmente será a través de un modelo 036 de la Agencia Tributaria donde comunicamos el comienzo de una actividad y el epígrafe concreto del IAE al que corresponde tal actividad.