Multas de hacienda: No todo vale a la hora de sancionar

Estos son los tres principales motivos por los que Hacienda NO puede imponerte una sanción tributaria.

  1. ¿Realmente has cometido una infracción tributaria?

Haber declarado incorrectamente los ingresos o gastos de tu actividad profesional, no justifica una sanción tributaria (multas de hacienda por no declarar ingresos).

Los inspectores de la Agencia Tributaria deben demostrar que el contribuyente actuó de forma culpable, aunque haya cometido una negligencia. En nuestro derecho tributario, la responsabilidad sancionadora es subjetiva, y no objetiva.

Por ello, debe tenerse en cuenta cuál ha sido la actuación del contribuyente, antes de sancionarlo. Y, por tanto, no se le puede sancionar por el único motivo de haber cometido una infracción tributaria.

  1. Hacienda no puede sancionarte por ejercer una actividad económica.

Es de risa, pero sí; existen multas de Hacienda alegando que el contribuyente ejerce una actividad económica.

A juicio de la Agencia Tributaria, el ejercicio de una actividad supone que el contribuyente ha adquirido una serie de conocimientos económicos y sobre fiscalidad, que demuestran que, “si se declara incorrectamente, es porque se ha actuado de forma culpable”.

Sin embargo, los Tribunales están siendo contundentes en este sentido: Hacienda no puede considerar culpable a un contribuyente atendiendo exclusivamente a sus circunstancias subjetivas. Y ello, aunque se trate de una persona jurídica, tenga grandes medios económicos, reciba o pueda recibir el más competente de los asesoramientos y se dedique habitual o exclusivamente a la actividad económica gravada por la norma incumplida.

  1. ¿Puede sancionarte Hacienda porque no aprecie ninguna de las causas para liberarte de la responsabilidad?

Es más habitual de lo que parece, la poco conocida  “motivación por exclusión”. ¿Pero que es la motivación por exclusión? . La agencia tributaria considera que un contribuyente es culpable porque no aprecia ninguna de las causas que eximen de responsabilidad. Estas causas están previstas en el artículo 179 de la Ley General Tributaria. Dicha forma de motivar la culpabilidad también ha sido vedada por los Tribunales. Y es que la referencia a las causas que eximen de responsabilidad no puede ser genérica, sino que deben mencionarse dichas causas de exoneración, por qué no concurre cada una de ellas, su efecto, importancia, y cómo se relacionan entre sí, para probar la culpa o negligencia del contribuyente.

HACIENDA ESTÁ OBLIGADA A PRESUMIR LA INOCENCIA DEL CONTRIBUYENTE, Y NO SU CULPABILIDAD.

Es la Agencia Tributaria la que debe demostrar que el contribuyente es culpable, y que no puede ser exonerado de responsabilidad, y no al revés.